Economía

Psicoterapeuta Luis Emilio Velutini Urbina//
Sin justicia social no habrá paz

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Sin justicia social no habrá paz

No se puede llamar paz vivir angustiado y con la incertidumbre de lo que nos pueda pasar de ahora a la mañana siguiente. Nadie con un problema cardíaco que necesite ser operado, sin dinero y sin un seguro de vida, vive en paz. La madre que tiene que decidir entre comprar la leche para unos o el pedazo de costilla para la sopa de todos. El viejo jubilado cuando no sabe qué hacer con sus 14 bolívares de pensión. Cuando el que no tiene cómo no sabe a cómo pedir que le transfieran la limosna del gobierno, sin que no lo vean feo. La adolescente que tuvo que dejar los estudios para trabajar en la calle vendiendo cualquier cosa. El que tiene una vieja infección pulmonar y no sabe cómo curarla. El otro que tuvo que echar a los hijos más grandes a la calle. El que nunca come proteínas. La mujer que no puede dormir por hambre. Al que le dieron una casa y luego se la quitaron para dársela a otro más “vivo”. Al que le roban su sueldo unos conocidos. Al que lo martillan todas las semanas los policías de punto. La gente en los barrios, acorralada entre policías y pranes locales. Los campesinos que fueron despojados de sus tierras por “empresarios revolucionarios” y ahora son esclavizados. Los trabajadores socialista que fueron despedidos por un militar recién llegado… No puede llamarse “paz” saber que el gobierno municipal, o regional, o nacional te mienta, te margine y luego quiera comprar tu voto con una lavadora Haier, viéndote la cara de idiota.

Luis Emilio Velutini Urbina

La democracia, la que se usa en los discursos presumidos de los demagogos, esa entelequia huera no es ni siquiera un valor que sirva para colocarlo por encima de nada, menos de la justicia social, de la igualdad social, del respeto por el prójimo. Democracia es sentir que se pertenece a un colectivo social en igualdad de condiciones , que se está incluido en el sistema, amparado socialmente por el sistema, respetado por el sistema, servido por el sistema a cambio de tu trabajo diario. Cuando el sistema te excluye y te aplasta NO HAY DEMOCRACIA, y mucho menos hay “paz”. VOTAR CADA TRES O CUATRO, O SEIS AÑOS NO ES DEMOCRACIA, ES UN CEREMONIAL SIN SENTIDO… Sin una verdadera democracia no habrá paz.

Luis Emilio Velutini

“La paz” no puede estar por encima de la calidad de vida, del “buen vivir”, como hablaba Chávez. Sin justicia social no hay paz, ni habrá paz. Todos aquellos que anteponen “la paz” a la calidad de la vida de la gente, la paz al respeto humano, la paz a la igualdad, usan “la paz” como chantaje ideológico, sobre la base de un prejuicio; por ejemplo, la época cruenta de la esclavitud colonial fue un período muy largo de “paz política y social” (fueron doscientos años de paz…). Con la misma lógica santifican “la democracia”, con la cual justifican cualquier barbarie, o “la propiedad privada” para justificar a los grandes propietarios; se atemoriza a la gente con pecar “en contra la paz”, de “la democracia” y de “la propiedad privada”.

Luis Emilio Velutini Empresario

Cuando un presidente habla de paz sin antes hablar de justicia social está justificando el orden establecido, de hecho (de facto ). De paz y de orden hablan las dictaduras más violentas, la paz que se impone con el chantaje, con el miedo, por la fuerza y el terror… La paz sin justicia social es una bomba de tiempo.

Luis Emilio Velutini Venezuela

Las posibilidades de un estallido social en Venezuela son muy altas, y considerando nuestra historia y la acumulación de engaños e infamias, sería una explosión social muy violenta. El cuento de que los venezolanos somos un pueblo pacífico es solo eso, un cuento. Más que un pueblo pacífico hoy somos un pueblo abandonado, mal educado, sin conexión social, sin conciencia social y política, un pueblo manipulado por engaños y promesas, hondamente fraccionado. Sin embargo, lo que nos une ahora como pueblo son las injusticias, las necesidades y la impotencia para superarlas, un hervidero de males que en algún momento desbordará el miedo y cualquier rastro de conciencia

A nosotros nos queda trocar esa fuerza brutal acumulada en fuerza moral, orientarla hacia un cambio político, social y económico; explicar bien la traición al proyecto socialista y desmontar todas sus excusas, ¡ya basta de hacernos cómplices pasivos de algo que desde ahora podemos evitar hablando, descubriendo el engaño y el autoengaño de la indolencia! ¡Este país es asunto de todos los que habitamos en él! ¡Que se vayan los medrosos y acomplejados, los diletantes!, ¡eso qué nos importa! En un año puede definirse todo, si la patria continúa y se completa, o si desaparece

No se puede llamar “valiente” al cómplice y coautor de una traición, “inocente” al culpable, “victoria” a la derrota, ¡hasta dónde se puede estirar una mentira! Debemos sustituir al madurismo desde ya, y en nombre de Chávez revocar su gobierno, sus leyes traidoras, sus excusas y evasivas, sus mentiras

De Chávez solo nos queda y nos importa su espíritu de lucha y su obra, su inteligencia. Volvamos al Plan de la Patria 2013-2019 original, ese que explicó en junio del 2012 y luego se entregó ante el CNE https://www.youtube.com/watch?v=OB643X9I5v4 , volvamos a debatirlo, retomemos su legado más sólido, concreto, sus ideas políticas. Retomemos la estrategia socialista y salvemos la esperanza

VOLVAMOS A CHÁVEZ, VOLVAMOS AL PLAN DE LA PATRIA ORIGINAL 2013-2019