Internacionales

YPFB dice que planta de urea opera, pero no lo demuestra con datos de producción

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Pumas: su versión más goleadora en 10 años y otras razones del triunfo sobre Querétaro

Analistas observan que se busca confundir a la población, puesto que la producción no es lo mismo que comercialización, siendo estos dos procesos diferentes

Pese a que los reportes diarios de producción de la planta de urea demuestran que la factoría se encuentra paralizada desde el 29 de diciembre, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó ayer que la planta funciona con normalidad y dio detalles de la comercialización del fertilizante, pero no de la producción.

Analistas observan que se busca confundir a la población, puesto que la producción no es lo mismo que comercialización, siendo estos dos procesos diferentes.

Un allegado a la planta, que pidió mantener su nombre en reserva, informó que la planta tiene grandes cantidades de urea que no pudo comercializar, por lo que reportar ventas del producto no significa que la planta esté en funcionamiento.

“Había 30 mil toneladas de urea que no pudieron comercializar”, dijo.

Agregó que la producción comenzó a caer el 28 de diciembre de 2021, cuando supuestamente se dañó el compresor de aire (marca General Electric). A la fecha, el daño persiste.

Los Tiempos tuvo acceso a los reportes diarios de producción de urea desde el 27 de enero de 2021 hasta el 7 de enero de 2022. Los documentos señalan que el 27 de diciembre, un día antes de la paralización, se produjeron 1.411 toneladas de urea.

El 28 de diciembre, día del paro por daño, se produjo sólo 459 toneladas. El 29 de diciembre, la producción del fertilizante cayó a cero. El resumen de operaciones señala que la planta está en mantenimiento. Los reportes de los siguientes días mantienen la misma cifra.

A través de un comunicado, YPFB informó ayer que, con la finalidad de garantizar la confiabilidad y seguridad de los equipos y sistemas del complejo petroquímico, se cumple a cabalidad con las rutinas de operaciones y mantenimiento, acorde con el diseño de la planta para satisfacer los requerimientos técnicos y comerciales.

“Solicitamos a los medios de comunicación no confundir los protocolos, rutinas de operaciones y mantenimiento como si fueran paro de producción”, menciona el documento.

Sin embargo, el analista y exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos dijo que YPFB sólo quiere confundir a la población con ese comunicado e indicó que la estatal petrolera debe aclarar la situación y mostrar los partes diarios de producción.

“Ellos le llaman mantenimiento, eso es querer confundir con la terminología. Los partes reportan que no hay producción, en el comunicado de YPFB dice que no son paros. Este tipo de plantas no deberían tener estos paros con tanta frecuencia, y los mantenimientos se hacen con mucha programación y anticipación, cada tres o dos años, y que pare continuamente no es normal”, dijo.

Conflictos internos

El analista considera que la filtración de datos internos, como partes diarios, demuestra que hay conflictos al interior de YPFB.

“La guerra política ha llegado a YPFB y se demuestra que es una empresa totalmente politizada porque salen datos internos, en vez de que la comunicación sea una sola, eficiente, verdadera y directa al pueblo”, dijo.

La información de comercialización de urea que difundió YPFB señala que en enero de 2022 se proyecta comercializar más de 30 mil toneladas, lo que supera a las más de 25 mil que se comercializaron en diciembre de 2021.

“Estamos sólo a 13 de enero (por ayer) y la cifra ya ha superado a todo diciembre de 2021, no se entiende. Es sospechoso. Lo que tiene que hacer es decir cuánto han producido por día, o se están inventando la gráfica”, cuestionó Ríos.

Hubo 17 paros por fallas en 2 años

Según el informe del estado de la planta de urea, emitido el 14 de junio del año pasado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), al que accedió Los Tiempos, desde su inauguración en septiembre de 2017 hasta fines de 2019, la planta había paralizado sus operaciones 17 veces en un total de 134 días.

El informe menciona que sólo en 2018 la planta estuvo paralizada durante 100 días. La mayoría de las veces, por fallas en diferentes turbinas, rectores, turbocompresores y otros. Además, paró en dos ocasiones en 2019 por sobrestock de producción. Ese año, cesó operaciones de manera definitiva por falta de insumos y riesgo de toma de la planta.