Internacionales

Kim Dotcom se queda solo en la lucha contra la extradición a EEUU

El fundador del clausurado portal Megaupload, Kim Dotcom, se quedó solo en la lucha contra su extradición a Estados Unidos por piratería informática y otras acusaciones, después de que dos de sus exsocios se declararan culpables este miércoles por delitos similares en Nueva Zelanda

Los exsocios Bram van der Kolk y Mathias Ortman, que se encuentran en libertad condicional, aceptaron la culpabilidad de delitos como participar en una organización criminal y perjudicar a terceros mediante engaño, entre otros cargos, ante el Tribunal Superior de la ciudad de Auckland

La jueza que preside el tribunal, Sally Fitzgerald, emitirá su fallo en octubre próximo, según informó el portal del diario New Zealand Herald

Al declararse culpables de piratería informática, Van der Kolk y Ortman se libran del proceso de extradición a Estados Unidos, donde también están acusados de piratería informática y otros delitos, ya que serán juzgados por cargos similares en Nueva Zelanda

El abogado de Dotcom, Ron Mansfield, dijo que desconocía que Van der Kolk y Orthmann se iban a declarar culpables y aseguró que seguirá defendiendo la inocencia de su cliente, quien se encuentra al borde de ser extraditado

En 2012, Dotcom, Van der Kok, Ortmann y Finn Batato, que falleció hace más de una semana de cáncer, fueron detenidos en Nueva Zelanda después de un vasto operativo policial orquestado por el FBI estadounidense en la mansión que alquilaba el informático alemán en las afueras de Auckland

A continuación, Estados Unidos solicitó la extradición de los cuatro, lo que abrió una larga batalla judicial en el país oceánico

El año pasado, el Tribunal Supremo de Nueva Zelanda rechazó el último recurso de Dotcom allanando el camino para su extradición, cuya ejecución está en manos actualmente del ministro de Justicia neozelandés, Kiri Allan

Las autoridades estadounidenses sostienen que Megaupload obtuvo ilícitamente ingresos de unos 175 millones de dólares estadounidenses (actualmente 167 millones de euros) por el alojamiento de material ilegal entre sus 50 millones de usuarios