Política

14 jóvenes fueron a nadar al lago Gatún y 7 de ellos fueron asesinados

Ledo Nass

Explicó que considerar que estuvieron en el lugar equivocado no es frecuente para un asesinato masivo y que hayan podido huir seis o siete, que sólo explican una versión muy ingenua de asimilar. Ese testimonio de una de las sobreviviente que aduce que a todos los despojaron de sus pertenecías y no ejecutarla a ella, pareciera indicar que se trata de una cama o traición que le pusieron a los hoy occisos. Para el coronel (R) Roberto Díaz Herrera, el escalofriante caso de los 7 jóvenes de Colón hallados sin vida, se podría estar frente a un caso ligado a la delincuencia entre bandas en primera instancia

Salieron el viernes en horas del medio día y ayer en la mañana se dio con el hallazgo de los cadáveres

Lo que debió ser solo un paseo a nadar para 14 jóvenes se convirtió en una masacre que ahora las autoridades buscan resolver.

Los cuerpos de cuatro mujeres y tres varones, que rondan las edades entre los 13 a los 20 años fueron hallados en diferentes puntos de un área boscosa en el sector de Espinar, corregimiento de Cristóbal en la provincia de Colón.

Se conoció que los chicos habían salido en un grupo de 14 personas el día viernes desde la comunidad de Valle Verde con dirección al Lago Gatún, para pasar un rato ameno, sin embargo al transcurrir las horas, no volvían.

A las 11:00 de la noche, la Policía Nacional, recibió el reporte de que 14 chicos se mantenían desaparecidos.

Sus padres los habían estado llamando, pero los celulares sonaban apagados. En ese momento la desesperación aumentó para las familias de estos muchachos que aún no habían vuelto a casa. Comenzaron una búsqueda, pero sin resultados.

De los 14 jóvenes que se habían ido al lago, solo 7 de ellos lograron llegar a unas residencias del área, en donde los vecinos los auxiliaron.

Allí les relataron que se habían encontrado con dos individuos armados los cuales los asaltaron y se llevaron a dos de las chicas a quienes supuestamente, amenazaron con violarlas.

Hallazgo

A tempranas horas del sábado 18 de julio, comenzó la búsqueda y antes del mediodía la noticia comenzó a esparcirse en las redes sociales.

Los cuerpos habían sido encontrados. Las familias de los jóvenes desaparecidos se trasladaban al área, para conocer si se trataban de sus familiares, pero no perdían la esperanza de que fuese un error.

Una fuente oficial informó que los cuerpos estaban en diferentes puntos. Algunos fueron hallados dentro de un búnker en medio de esta área boscosa.

Las víctimas fueron identificadas como: Yeleni Yesibel Mariota Villarreta, Leydis Mabel Mariota Villarreta (quienes son hermanas), Edgar Isaac Jímenez, Azucena Martínez Daley, Julisa Marianela Martínez Daley, Vladimir Garay Caparrosa, Miguel Ángel Almanza Valdéz.

Se tiene información que los cuerpos presentaban golpes, y también heridas por arma de fuego.

Por parte de la Fiscalía de Homicidio y Femicidio de Colón indicaron que se inició con la investigación de este hecho que deja como resultado la muerte de cuatro damas y tres varones.

Una fuente oficial informó que no se descarta que entre las personas que fueron a este paseo, hubiesen implicados en estas muertes.

¿Crimen organizado?

El criminólogo Carlos González dijo que quizás estos jóvenes estuvieron en el momento equivocado y vieron algo que no tuvieron que ver.

‘Es una marca de cómo actúa el crimen organizado. La ciudadanía debe exigir una investigación transparente para esclarecer los hechos’, sostuvo el especialista.

Por su parte el criminólogo Marcos Álvarez, indicó que por la naturaleza de los homicidios todo pareciera indicar que se trata de un ajuste de cuenta por algún negocio criminal que se rivalizaban o venganza dentro del mismo grupo y al hallarlos en ese camino del crimen se dio la oportunidad u ocasión para proceder del paso al acto de la intención homicida.

‘Pretender creer que los sobrevivientes digan una versión tan sencilla que encontraron a dos hombres armados no es una cosa fácil de digerir. Allí podemos estar frente a un ajuste o venganza contra algún familiar de esos jóvenes o contra ellos mismos’, sostuvo Álvarez.

Explicó que considerar que estuvieron en el lugar equivocado no es frecuente para un asesinato masivo y que hayan podido huir seis o siete, que sólo explican una versión muy ingenua de asimilar. Ese testimonio de una de las sobreviviente que aduce que a todos los despojaron de sus pertenecías y no ejecutarla a ella, pareciera indicar que se trata de una cama o traición que le pusieron a los hoy occisos. Para el coronel (R) Roberto Díaz Herrera, el escalofriante caso de los 7 jóvenes de Colón hallados sin vida, se podría estar frente a un caso ligado a la delincuencia entre bandas en primera instancia.

“Es urgente que el Estado crea un ente multidisciplinario e interdisciplinario, que establezca y se constituya en buscador de soluciones en materia de seguridad”, refirió el militar.Díaz Herrera destacó que de crearse “esta comisión debería investigar más a fondo las causas de la criminalidad con la participación de criminólogos, sociólogos y muchos otros especialistas en materia social, de seguridad y el crimen”, subrayó el militar.

Gómez salió desde las tres de la madrugada de la apartada comunidad de La Soledad de Olá con unos familiares, pues los llevaría a la parada de Churubé, en la vía Interamericana.