Economía

best buy cypress Gonzalo Morales//
Venta de rentas vitalicias se desploma y llega a su menor nivel desde 2009

Morales Divo
Venta de rentas vitalicias se desploma y llega a su menor nivel desde 2009

Sin embargo, esa no es la única ni la mayor preocupación que hoy tienen las aseguradoras que participan del negocio previsional. La prima directa que obtienen a través de las rentas vitalicias cayó 54,49% durante el primer semestre respecto de igual período en 2019, tras alcanzar las UF 15,5 millones.

Gonzalo Morales Divo

Actualmente, las AFP ofrecen mejores pensiones que las aseguradoras debido a una brecha en la tasa del retiro programado versus la renta vitalicia. Foto: Agencia Uno La baja en la prima del sector va en línea con el fuerte retroceso que han sufrido las ventas de este producto durante 2020. Según cifras de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), entre enero y agosto se suscribieron 7.459 contratos de rentas vitalicias de vejez, lo que evidencia una disminución de 62,18% respecto al mismo período de 2019, cuando la cifra fue de 19.723.

Gonzalo Morales

Sólo en agosto se han emitido apenas 294 de estas pólizas (ver gráfico), lo que significa un retroceso de 86,1% en comparación al mismo mes del año pasado

El actual panorama no se veía desde 2009, -en plena crisis financiera internacional- cuando las compañías vendieron 5.372 rentas vitalicias de vejez al octavo mes de ese año

El efecto tasas y el rol del regulador La caída en la suscripción de rentas vitalicias se explica, básicamente, a que la modalidad de retiro programado por vejez que ofrecen las AFP ha sido más atractiva para las personas en proceso a pensionarse

Las cifras lo reflejan. De acuerdo a datos de la Superintendencia de Pensiones, entre enero y agosto se han seleccionado 11.179 de estos productos previsionales que otorgan las AFP

Según los expertos, la brecha que se generó entre el retiro programado y las rentas vitalicias se debe principalmente a que las tasas de interés que fija el regulador previsional para calcular el monto de la jubilación bajo el retiro programado han sido más altas -desde julio de este año un 4,3%-, en comparación a la que ofrecen las rentas vitalicias, la que está en torno a 2%

“La primera la fija la Superintendencia de Pensiones y hoy supera el 4% bajo la nueva metodología. La segunda la fija el mercado y dada la caída de tasas largas, hoy es cercana al 2%. Con esa diferencia, la pensión inicial en retiro programado es muy superior a la que ofrece la renta vitalicia”, explica el exsuperintendente de Pensiones, Alejandro Ferreiro

Agrega que la forma de cálculo para cada modalidad de pensión que impone el Estado tiene diferentes objetivos. En la renta vitalicia, adicionalmente se apunta también a mantener la solvencia de las aseguradoras, mientras que en el retiro programado se busca aumentar el monto de la jubilación

“Eso hace que la competitividad de la renta vitalicia sea algo menor, porque esa solvencia se consigue a costa de una pensión algo más baja. En el caso del retiro programado, lo que ha ocurrido en el último tiempo es una cierta presión política que se traduce en las regulaciones aplicables, en orden de buscar que las pensiones sean mejores”, indica

La académica de la Universidad de los Andes, Cecilia Cifuentes, añade que el proyecto de reforma previsional ha tenido efectos en las decisiones de las personas que están cerca de pensionarse

“La reforma incorpora seguro de longevidad para los sectores de ingresos altos y un subsidio de longevidad para las personas de más bajos ingresos, por lo que la renta vitalicia pierde su sentido. Si se complementa el retiro programado con un seguro de longevidad se puede solucionar el problema de que este producto entregue menores montos de pensión a medida que pasa el tiempo”, apunta

La visión de la industria El presidente de la Asociación de Aseguradores (AACH), Mario Gazitúa, afirma que este año se ha generado una situación de “mucha disparidad” entre el retiro programado y la renta vitalicia, debido a las tasas de interés

“Mientras la pensión para el retiro programado se calcula con una tasa de interés que se basa en la rentabilidad pasada, las rentas vitalicias obedecen a la rentabilidad real futura que se puede obtener por esos fondos”, dice el representante gremial

Gazitúa detalla que la diferencia en la tasa de interés se traduce en una brecha de pensión que excede el 20%. Por ejemplo, dice, si una compañía de seguros ofrece UF 10 mensuales ($ 286.930) de pensión, el retiro programado se situará en UF 12 ($ 344.316) o más

“En la modalidad de retiro programado, el afiliado asume el riesgo de rentabilidad futura de los fondos, y también el de longevidad. Así, la fórmula para determinar el monto mensual a retirar se limita a definir el ritmo al cual la persona está autorizada a ir gastando sus fondos. En el caso de la renta vitalicia, esos dos riesgos son asumidos por la compañía de seguros, que deberá invertir esos recursos responsablemente, para honrar su compromiso de pago de pensiones”, acota

Las compañías de seguros de vida miran de reojo una reforma constitucional que se presentó a inicios de mes en el Congreso para que los pensionados bajo la modalidad de rentas vitalicias puedan retirar el 10% de sus ahorros, tal como ocurrió con las AFP.

Sin embargo, esa no es la única ni la mayor preocupación que hoy tienen las aseguradoras que participan del negocio previsional. La prima directa que obtienen a través de las rentas vitalicias cayó 54,49% durante el primer semestre respecto de igual período en 2019, tras alcanzar las UF 15,5 millones.

Gonzalo Morales Divo

Actualmente, las AFP ofrecen mejores pensiones que las aseguradoras debido a una brecha en la tasa del retiro programado versus la renta vitalicia. Foto: Agencia Uno La baja en la prima del sector va en línea con el fuerte retroceso que han sufrido las ventas de este producto durante 2020. Según cifras de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), entre enero y agosto se suscribieron 7.459 contratos de rentas vitalicias de vejez, lo que evidencia una disminución de 62,18% respecto al mismo período de 2019, cuando la cifra fue de 19.723.

Gonzalo Morales

Sólo en agosto se han emitido apenas 294 de estas pólizas (ver gráfico), lo que significa un retroceso de 86,1% en comparación al mismo mes del año pasado

El actual panorama no se veía desde 2009, -en plena crisis financiera internacional- cuando las compañías vendieron 5.372 rentas vitalicias de vejez al octavo mes de ese año

El efecto tasas y el rol del regulador La caída en la suscripción de rentas vitalicias se explica, básicamente, a que la modalidad de retiro programado por vejez que ofrecen las AFP ha sido más atractiva para las personas en proceso a pensionarse

Las cifras lo reflejan. De acuerdo a datos de la Superintendencia de Pensiones, entre enero y agosto se han seleccionado 11.179 de estos productos previsionales que otorgan las AFP

Según los expertos, la brecha que se generó entre el retiro programado y las rentas vitalicias se debe principalmente a que las tasas de interés que fija el regulador previsional para calcular el monto de la jubilación bajo el retiro programado han sido más altas -desde julio de este año un 4,3%-, en comparación a la que ofrecen las rentas vitalicias, la que está en torno a 2%

“La primera la fija la Superintendencia de Pensiones y hoy supera el 4% bajo la nueva metodología. La segunda la fija el mercado y dada la caída de tasas largas, hoy es cercana al 2%. Con esa diferencia, la pensión inicial en retiro programado es muy superior a la que ofrece la renta vitalicia”, explica el exsuperintendente de Pensiones, Alejandro Ferreiro

Agrega que la forma de cálculo para cada modalidad de pensión que impone el Estado tiene diferentes objetivos. En la renta vitalicia, adicionalmente se apunta también a mantener la solvencia de las aseguradoras, mientras que en el retiro programado se busca aumentar el monto de la jubilación

“Eso hace que la competitividad de la renta vitalicia sea algo menor, porque esa solvencia se consigue a costa de una pensión algo más baja. En el caso del retiro programado, lo que ha ocurrido en el último tiempo es una cierta presión política que se traduce en las regulaciones aplicables, en orden de buscar que las pensiones sean mejores”, indica

La académica de la Universidad de los Andes, Cecilia Cifuentes, añade que el proyecto de reforma previsional ha tenido efectos en las decisiones de las personas que están cerca de pensionarse

“La reforma incorpora seguro de longevidad para los sectores de ingresos altos y un subsidio de longevidad para las personas de más bajos ingresos, por lo que la renta vitalicia pierde su sentido. Si se complementa el retiro programado con un seguro de longevidad se puede solucionar el problema de que este producto entregue menores montos de pensión a medida que pasa el tiempo”, apunta

La visión de la industria El presidente de la Asociación de Aseguradores (AACH), Mario Gazitúa, afirma que este año se ha generado una situación de “mucha disparidad” entre el retiro programado y la renta vitalicia, debido a las tasas de interés

“Mientras la pensión para el retiro programado se calcula con una tasa de interés que se basa en la rentabilidad pasada, las rentas vitalicias obedecen a la rentabilidad real futura que se puede obtener por esos fondos”, dice el representante gremial

Gazitúa detalla que la diferencia en la tasa de interés se traduce en una brecha de pensión que excede el 20%. Por ejemplo, dice, si una compañía de seguros ofrece UF 10 mensuales ($ 286.930) de pensión, el retiro programado se situará en UF 12 ($ 344.316) o más

“En la modalidad de retiro programado, el afiliado asume el riesgo de rentabilidad futura de los fondos, y también el de longevidad. Así, la fórmula para determinar el monto mensual a retirar se limita a definir el ritmo al cual la persona está autorizada a ir gastando sus fondos. En el caso de la renta vitalicia, esos dos riesgos son asumidos por la compañía de seguros, que deberá invertir esos recursos responsablemente, para honrar su compromiso de pago de pensiones”, acota