Tecnología

‘El plan A terminó, estamos en el plan B que salva vidas’: El desastre de COVID-19 de la Amazonia brasileña

Médicos Sin Fronteras fue fundada en Francia en 1971 por un grupo de médicos y periodistas. Ganaron el Premio Nobel de la Paz en 1999 por su labor humanitaria en varios continentes. MSF tiene operaciones en más de 70 países, entre ellos México, donde la oficina se estableció en 2008.

Si quieres saber más del trabajo de MSF, te invitamos a seguir sus redes:

-Página web: https://www.msf.mx/

-Facebook: https://www.facebook.com/MSF.MexicoyCA

-Twitter: https://twitter.com/MSF_Mexico

La perspectiva de un descenso a una segunda catástrofe de COVID-19 en la región amazónica de Brasil está sucediendo. En Manaus , la capital del estado de Amazonas, todas las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) están llenas y las listas de espera de pacientes graves o críticos se han mantenido en un nivel muy alto durante las últimas semanas.

Las cifras oficiales de Manaos muestran que el número de muertes por COVID-19 en enero (2 mil 522) casi iguala el número combinado de muertos registrado en abril y mayo (2 mil 850) durante el pico anterior, y es más de cinco veces la estadística de diciembre (460).

La completa saturación del sistema de salud en Manaos significa que otras ciudades río arriba se enfrentan a retrasos o simplemente no pueden derivar a sus pacientes críticos a los hospitales más grandes de la ciudad, y deben tomar medidas de emergencia para tratar de hacer frente a un número creciente de pacientes enfermos.

Nuestro plan A era tratar de ayudar a ralentizar el flujo de pacientes críticos impulsando la atención intermedia para casos moderados y graves, pero ese plan está fuera de la ventana ahora”, dice Pierre Van Heddegem, coordinador de emergencias de MSF en Brasil.

“Ahora estamos completamente en el plan B, brindando cuidados críticos para salvar vidas, en las instalaciones que no cuentan con una unidad de cuidados intensivos y con la preocupación diaria de que se nos acabe el oxígeno . Esta segunda ola de COVID está abrumando a todos y estamos haciendo todo lo posible para superarlo. Nuestro temor es que no podamos mantener el ritmo”, afirma.

Mariana Abdalla/MSF En Tefé, a unos días de viaje en barco río arriba desde la capital del estado, MSF está ayudando al hospital a atravesar algunos cambios radicales. Están trasladando todos los departamentos médicos a edificios cercanos, como la escuela, y convirtiendo el hospital regional tanto como sea posible en un centro de referencia de tratamiento de COVID-19 .

En circunstancias normales, este hospital rural enviaría a todos los pacientes críticos en ambulancia aérea a Manaus, pero con la mayoría de las camas COVID-19 ocupadas en Manaus, el hospital de Tefé tiene que encontrar formas de tratar a los pacientes críticos. Hasta ahora, la capacidad de tratamiento de COVID-19 ha aumentado de 27 a 67 camas, pero esto está superando el límite de lo posible.

El equipo de MSF ha trabajado mucho para entrenar y capacitar a los médicos y enfermeras que atienden a pacientes críticos con COVID-19 con oxígeno, pero el suministro de oxígeno en sí mismo es una preocupación permanente.

“Pasábamos el día a día en Tefé”, dice Van Heddegem. “Hubo días en los que estuvimos muy cerca de una situación desastrosa”.

Las autoridades acaban de instalar una nueva planta de generación de oxígeno, pero al ritmo actual de uso, incluso la nueva planta puede no proporcionar suficiente para todos los pacientes . MSF está trabajando en la importación urgente de decenas de concentradores de oxígeno para pacientes individuales para tapar algunos de los vacíos, tanto para Tefé como para Manaus.

En Manaos, MSF está apoyando a la Unidad de Urgencias José Rodrigues (UPA), que en teoría debería proporcionar un nivel de atención intermedio, estabilizando a los pacientes antes de que necesiten ir a un hospital de nivel superior. Como en Tefé, con las camas del COVID-19 del hospital de Manaus ocupadas, este centro ahora tiene que encontrar formas de proporcionar su propio tratamiento de alto nivel.

“La UPA estaba totalmente sobrecargada, con falta de médicos, enfermeras y protocolos de cuidados intensivos “, dice el coordinador de MSF Manaus, Fabio Biolchini Duarte. “Cuando estuvimos allí por primera vez, la unidad tenía 18 camas y había 45 pacientes. Prácticamente todo el lugar se había convertido en una enfermería COVID-19. Fue uno de los establecimientos de salud donde varios pacientes murieron por falta de oxígeno”.

Mariana Abdalla/MSF El personal, tanto médico como no médico, que trabaja en esta Unidad de Emergencia y en los hospitales más grandes está siendo aplastado gradualmente por la carga emocional de tener varios pacientes muertos cada día. MSF ha contratado especialistas en salud mental para brindar apoyo psicosocial, incluso en el centro de salud pública más grande de Manaos, el Hospital 28 de Agosto, donde un equipo médico de MSF brindó atención a los pacientes durante la primera ola el año pasado.

“Vemos a los empleados increíblemente dedicados, pero también nos damos cuenta de que están absolutamente agotados”, señala la psicóloga de MSF, Andréa Chagas. “En muchos casos, ni siquiera les es posible encontrar alivio en casa de la angustia vivida en el trabajo, ya que muchos tienen familiares enfermos o han perdido seres queridos . La velocidad e intensidad de lo que está sucediendo no deja espacio para procesar tantos sentimientos “.

En el estado amazónico, MSF gestiona o respalda casi 100 camas COVID-19. Esto está ocupando la mayor parte de la capacidad del equipo de emergencia, pero también hay algunas iniciativas para ayudar con la prevención.

Los equipos de Promoción de la Salud se preparan para trabajar en puntos estratégicos de Manaus, con pautas de higiene y distancia social y pruebas. El objetivo es permitir un diagnóstico rápido y un seguimiento de los pacientes que dan positivo para evitar que se detecten casos cuando ya se encuentran en una condición grave.

MSF también está presionando fuertemente para un uso más amplio de la prueba rápida de antígeno, la que indica si una persona tiene el virus activo ahora, en tiempo real . Es un punto de asombro y frustración para el equipo que la prueba de anticuerpos continúe siendo el elemento básico utilizado en Brasil. Esta prueba de anticuerpos solo puede indicar si ha tenido la enfermedad en alguna etapa en el pasado, por lo que podría detectar a personas que tuvieron el virus SARS-CoV-2 hace semanas o meses, pero que ya no lo tienen hoy.

Mariana Abdalla/MSF Mediante la prueba de antígenos, solo se aísla a los pacientes enfermos, lo que evita hospitalizaciones innecesarias en un momento de gran escasez de personal y recursos materiales . MSF ha alentado con éxito a las autoridades sanitarias de Tefé y de otra localidad rural de la Amazonía, São Gabriel da Cachoeira, a utilizar esta prueba, y seguimos instando a las autoridades de Manaus y otras zonas afectadas a que también hagan el cambio.

MSF también tiene un equipo en la localidad rural amazónica de São Gabriel da Cachoeira, donde la situación parece más estable por el momento, pero donde se necesita una vigilancia continua. El equipo está apoyando el centro de salud para la atención de pacientes con el nuevo coronavirus, y los educadores en salud están dando pautas de higiene y distanciamiento social en los barracões, utilizados como alojamiento cuando los miembros de la población indígena llegan al pueblo. Esto debería permitirnos monitorear hasta cierto punto cualquier tendencia en los pueblos indígenas que muestren síntomas de la enfermedad.

Los equipos de MSF también se encuentran en una etapa inicial de preparación en caso de un aumento repentino de COVID-19 en Boa Vista, la capital del vecino estado de Roraima.

Esta nota es de MSF y se publica bajo una alianza editorial con El Financiero para difundir el trabajo de la institución.

Médicos Sin Fronteras fue fundada en Francia en 1971 por un grupo de médicos y periodistas. Ganaron el Premio Nobel de la Paz en 1999 por su labor humanitaria en varios continentes. MSF tiene operaciones en más de 70 países, entre ellos México, donde la oficina se estableció en 2008.

Si quieres saber más del trabajo de MSF, te invitamos a seguir sus redes:

-Página web: https://www.msf.mx/

-Facebook: https://www.facebook.com/MSF.MexicoyCA

-Twitter: https://twitter.com/MSF_Mexico