Entretenimiento

Costa Rica abre fronteras; nueva ola de inmigrantes por Darién

Desde el pasado 28 de enero, Panamá anunció la apertura de sus fronteras terrestres. Colombia, en tanto, mantiene el cierre hasta el próximo 1 de junio

Mientras Costa Rica se prepara para la apertura -este lunes 5 de abril- de sus fronteras terrestres, cerradas desde marzo de 2020 debido a la pandemia de Covid-19, la llegada irregular de inmigrantes por la frontera panameña con Colombia se intensifica.

Ante el anuncio del ministro de Turismo de Costa Rica, Gustavo Segura Sancho, que busca reactivar el alicaído sector turístico, el Servicio Nacional de Migración (SNM) recordó que los interesados en visitar Panamá deben tener boleto de regreso, solvencia económica, aprobar la entrevista con los inspectores migratorios en ventanilla y prueba de hisopado negativo de Covid 19.

El Instituto Costarricense de Turismo aclaró, sin embargo, que “el flujo migratorio mixto controlado que ingresa desde Panamá aún no cuenta con autorización de ingreso a Costa Rica, por lo cual, estas personas deberán continuar en los albergues habilitados en ese país”.

La llamada política de “flujo controlado” se instauró tras la crisis de finales de 2015 e inicios de 2016, cuando miles de cubanos que iban hacia Estados Unidos quedaron varados en Panamá y Costa Rica debido a que Nicaragua había cerrado su frontera.

Costa Rica también aclaró que el paso de los nicaragüenses a través de las burbujas sanitarias continuará coordinándose con las autoridades panameñas.

Llegan miles por la frontera con Colombia

Del lado de la frontera con Colombia, la llegada de migrantes no se detiene. El ministro de Seguridad, Juan Pino, en compañía de la viceminitra de Salud, Ivette Berrío, se trasladó el pasado jueves a Bajo Chiquito, Darién, para atender el tema.

Reportó que en el primer trimestre de 2021, unos 7 mil inmigrantes han cruzado la frontera, de los cuales 3 mil 400 están en Darién.

Dijo que el objetivo del país es mantener el “flujo controlado de migrantes sin que ingresen a las poblaciones panameñas”, a fin de evitar contagios.

Las autoridades migratorias calculan que en la última semana, cada dos días entre 300 a 400 extranjeros han cruzado la frontera darienita de forma irregular. Su primera parada es Bajo Chiquito, para luego dirigirse a San Vicente y Lajas Blancas. El promedio de estadía es de al menos dos semanas, para luego trasladarse a la frontera tico-panameña.

Desde el pasado 28 de enero, Panamá anunció la apertura de sus fronteras terrestres. Colombia, en tanto, mantiene el cierre hasta el próximo 1 de junio.

Muchos de los migrantes vienen deshidratados, mal alimentados o con lesiones, por lo que se ha reforzado la atención médica. Además, las autoridades tienen reportes de abusos sexuales en perjuicio de mujeres y robos por parte de un grupo de inmigrantes cubanos, de los que han sido aprehendidos 25.

Niños también viajan

Un informe reciente de la oficina regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) reveló que el número de niños y adolescentes que cruzan la selva de Darién se multiplicó por más de 15 en los últimos cuatro años. Desde 2017, la cifra de menores de edad que atravesó la selva del llamado tapón del Darién rumbo a Estados Unidos, solos o acompañados, pasó de 109 a 3 mil 956 en 2019. En 2020, con la pandemia, este número fue de mil 653.

En total, según Unicef, 46 mil 500 personas atravesaron la selva, de las cuales 6 mil 240 eran menores.

MÁS INFORMACIÓN

Share this: Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva) Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva) Me gusta esto: Me gusta Cargando… Relacionado