Negocios

Money Analytica | “Soy libre e inocente de lo que se me acusa”

Argentina, Buenos Aires, Canadá, España, Madrid
Volcano activity in St Vincent & Grenadines leads to mass evacuation

Esta semana el Juzgado Penal de San José dictó un sobreseimiento definitivo contra los siete imputados que el Ministerio Público acusó de presuntamente conformar una banda que colocó explosivos en una acera frente a las instalaciones de una cablera en Sabana Oeste y la Asamblea Legislativa. Desde el martes seis de siete imputados que se mantenían en prisión preventiva quedaron libres. Los involucrados en este caso eran Miguel Alejandro Gutiérrez Pizarro, quien es abogado; Manfred Sandoval Alvarado, alias Macuá; Tobby Rafael Borbón Navarro; Luis Diego Navarro Naranjo; Jerry Humberto Calderón Navarro; y Álvaro Ureña Wong. También fue imputada la maestra Aida Patricia Fernández Castro, quien tenía medidas alternas. Luego de su salida y de compartir la alegría del momento con su familia, Gutiérrez Pizarro, abogado, escritor y profesor universitario, conversó ampliamente con DIARIO EXTRA sobre el caso. Conversemos sobre el proceso. A usted se le imputó ser presuntamente el líder de la agrupación. -Es importante decir que yo soy libre y soy declarado inocente de lo que se me ha acusado. Desde el principio insistí en mi inocencia en maneras en las que yo pude en su momento, a pesar de haber recibido prácticamente un linchamiento mediático, un juzgamiento sin pruebas y que viene a ser reconocido por las autoridades judiciales a través de una decisión que considero muy valiente de la señora jueza de la República que dicta el sobreseimiento definitivo. Recordemos que en un Estado de Derecho las cosas deben probarse y no se puede acusar de anticipado a una persona ni tampoco declarar la culpabilidad de una persona. Libre gracias a Dios porque la gloria y la honra es de nuestro Señor Jesucristo. Usted asegura que en su estadía en el centro penal dio una lucha titánica por los derechos humanos. ¿Por qué? -Pienso mucho en los costarricenses que no tienen un plato de comida en la mesa porque están sin trabajo, la verdad me duele esta realidad como país, también me duele la realidad donde hay una abundante criminalidad y una violencia que desborda, y en los centros penales se da el punto de coyuntura entre esos procesos, la falta de oportunidades junto con la violencia. Estuve en dos centros penales y dimos una lucha como seres humanos para que se respetara, por ejemplo, que no hubiera hacinamiento carcelario, que se le dieran condiciones a los privados de libertad de manera humana, que no hubiera mezcla entre indiciados y sentenciados, que se hicieran traslados de manera decorosa y sobre todo que hubiera un respeto a los derechos de las personas, y también de sus obligaciones. ¿Se consideran presos políticos? -Más que presos políticos en realidad representamos la inconformidad de los costarricenses y la protesta cívica que siempre se ha hecho. Hago la referencia de La Prensa Libre, el medio nace al calor de la creación del Día de la Democracia Costarricense en 1889, durante esas elecciones había un irrespeto al voto. Nos garantiza nuestra ley que protestemos, en el caso particular de nosotros somos un grupo organizado en el sentido de personas que trabajan en pos de los símbolos patrios, constantemente subíamos banderas en los parques, hacíamos actividades comunitarias, donábamos víveres y eso significó que cuando participamos en marchas de temas específicos se nos persiguiera por lo que se llama la policía política en Costa Rica. ¿Policía política? -En Costa Rica hay una policía política y justamente el fallo que vemos de esta semana es decirle no a la policía política, ellos son los que se encargan de inculpar gente, de ver información privada de las personas y sobre todo en el ambiente en que hoy estamos, en donde ustedes (DIARIO EXTRA) han sido valientes en denunciar el espionaje hacia los ciudadanos. Esa policía política es la que está haciendo ese espionaje y ahora en este caso se prueba que esa policía política es la que lleva a quienes estamos y pensamos en contra de la corrupción a la cárcel, y eso fue lo que ocurrió. Este fue un proceso de dos años. ¿Cómo les fue? –Dios sacó manos por nosotros, encontramos respeto de las personas privadas de libertad, contrario al preconcepto que todos podían tener o el prejuicio, hay unas historias de sufrimiento enormes, pero también hay que decir la realidad, es un sistema violento donde la dignidad humana prácticamente se pierde. Las personas privadas de libertad duermen a la par de los orinales en Reforma, o sea las personas no tienen acceso a cama, con un hacinamiento del 95%, pero las reglas internacionales de hacinamiento y tratamiento de reclusos debe ser de máximo de 30%, igualmente la comida no abundó, fue mínima, pero esta es una situación de país que la está pasando mal. Como abogado y conocedor del proceso, ¿qué situaciones irregulares se produjeron? -Hay un estado de inocencia que debe respetarse en todo debido proceso, cualquier abogado desde las primeras clases de universidad sabe eso y siempre se debe respetar, lo que pasa es que en el caso de nosotros lo que hubo fue un principio de culpabilidad, desde que llegamos las autoridades nos dieron un tratamiento totalmente agresivo. Esta policía política mandó a llamar a las autoridades judiciales y, popularmente hablando, les calentó el oído, cuando ellos llegaron por nosotros llegan totalmente agresivos. Prácticamente nos secuestraron de nuestras casas, hacen un barrido de mi casa, estaban con saña contra nosotros, mi esposa y mis hijos menores vieron cómo me encañonaban. ¿Le sorprende que el Ministerio Público apele? -No me sorprende porque algunos tenían la casi certeza de que esto lo iban a manejar con componendas políticas y ordenando a otros que hagan el trabajo sucio. Me parece que en el caso de la Fiscalía después del juicio de Berenice, Johnny Araya y Celso, y lo que dijo el señor exfiscal del trabajo de la Fiscalía y la falta de objetividad, hay que analizar realmente el tema de la Fiscalía en nuestro país y el instituto de la prisión preventiva. Lamentablemente en nuestro país se manda a la cárcel a las personas pobres porque los ricos son tratados totalmente diferente, pero a los pobres los mandamos a prisión y luego investigamos. ¿Colocaron ustedes los dispositivos como se les acusaba? En primer lugar, Miguel Gutiérrez fue muy claro en decir su inocencia desde el principio, Miguel Gutiérrez no colocó ninguna de esas cosas. Ahora bien, lo más importante que quiero decir a todo el país, y para tranquilidad de todos, yo pregunto: ¿aparece dentro de toda esta gama de debate en el país algún rasgo o indicio claro en contra de Miguel Gutiérrez? Por el contrario, dice la palabra de Dios que “por sus obras los conoceréis”. Soy un líder comunitario, un profesor universitario, una persona que ha luchado en derechos humanos, una persona que ha trabajo en diversos ámbitos. Usted mencionaba que sus hijos pequeños y su esposa vieron cuando lo encañonaron. ¿Cómo fue este proceso para ellos? -Solo Dios nos unió como familia, las familias de verdad se ven en las buenas y en las malas, una mujer admirable mi esposa por haber resistido todo lo que resistió, luchado todo lo que luchó, es una historia de mujeres valientes. Tuvo que jefear la casa y con un juicio comunitario y aterrorizados, durante mucho tiempo los siguieron carros de esta policía política, les amenazaron, les dejaron mensajitos en la casa, le llamaron por teléfono a mi hija de 7 años, un acto totalmente vil, yo me sentía con toda la impotencia en la cárcel. Mi hija es la niña de papá y me dijo una frase: “Ya no me acordaba cómo eras tú”. ¿Cobrarán daños y perjuicios? -Viene un proceso de cobro de daños y perjuicios, será institucionalmente hablando donde vamos a ver todo este tema de las indemnizaciones, yo hice un comentario y lo repito porque me parece importante, es injusto que este actuar de funcionarios va a tener que ser pagado por los costarricenses, eso no se vale, porque las tortas las pagan otros. ¿Tiene algún mensaje final? -Sí, como DIARIO EXTRA tiene mucha área de influencia quiero dejar públicamente dicho que La Extra fue para nosotros en este proceso un baluarte, y digo a la familia Gómez mis respetos por todo lo que hicieron, pero quiero informar cómo fue mi defensa material. Ustedes entenderán que en la cárcel todo son notas hechas a mano, no hay computadora, pero todos los días llegaba un periódico Extra, para nosotros era importante tener este periódico todos los días porque la fuente de información justamente para nosotros era necesaria porque a través de esto vimos los enlaces de UPAD, de todo lo que estaba pasando en Casa Presidencial, de las barbaridades que pasaron con los bonos Proteger, con la información de las bases de datos. Las bases de datos y la información confidencial de los costarricenses ha sido el tema boom de estos dos años y lo que nos tuvo a nosotros presos en su momento

Esta semana el Juzgado Penal de San José dictó un sobreseimiento definitivo contra los siete imputados que el Ministerio Público acusó de presuntamente conformar una banda que colocó explosivos en una acera frente a las instalaciones de una cablera en Sabana Oeste y la Asamblea Legislativa. Desde el martes seis de siete imputados que se mantenían en prisión preventiva quedaron libres. Los involucrados en este caso eran Miguel Alejandro Gutiérrez Pizarro, quien es abogado; Manfred Sandoval Alvarado, alias Macuá; Tobby Rafael Borbón Navarro; Luis Diego Navarro Naranjo; Jerry Humberto Calderón Navarro; y Álvaro Ureña Wong. También fue imputada la maestra Aida Patricia Fernández Castro, quien tenía medidas alternas. Luego de su salida y de compartir la alegría del momento con su familia, Gutiérrez Pizarro, abogado, escritor y profesor universitario, conversó ampliamente con DIARIO EXTRA sobre el caso. Conversemos sobre el proceso. A usted se le imputó ser presuntamente el líder de la agrupación. -Es importante decir que yo soy libre y soy declarado inocente de lo que se me ha acusado. Desde el principio insistí en mi inocencia en maneras en las que yo pude en su momento, a pesar de haber recibido prácticamente un linchamiento mediático, un juzgamiento sin pruebas y que viene a ser reconocido por las autoridades judiciales a través de una decisión que considero muy valiente de la señora jueza de la República que dicta el sobreseimiento definitivo. Recordemos que en un Estado de Derecho las cosas deben probarse y no se puede acusar de anticipado a una persona ni tampoco declarar la culpabilidad de una persona. Libre gracias a Dios porque la gloria y la honra es de nuestro Señor Jesucristo. Usted asegura que en su estadía en el centro penal dio una lucha titánica por los derechos humanos. ¿Por qué? -Pienso mucho en los costarricenses que no tienen un plato de comida en la mesa porque están sin trabajo, la verdad me duele esta realidad como país, también me duele la realidad donde hay una abundante criminalidad y una violencia que desborda, y en los centros penales se da el punto de coyuntura entre esos procesos, la falta de oportunidades junto con la violencia. Estuve en dos centros penales y dimos una lucha como seres humanos para que se respetara, por ejemplo, que no hubiera hacinamiento carcelario, que se le dieran condiciones a los privados de libertad de manera humana, que no hubiera mezcla entre indiciados y sentenciados, que se hicieran traslados de manera decorosa y sobre todo que hubiera un respeto a los derechos de las personas, y también de sus obligaciones. ¿Se consideran presos políticos? -Más que presos políticos en realidad representamos la inconformidad de los costarricenses y la protesta cívica que siempre se ha hecho. Hago la referencia de La Prensa Libre, el medio nace al calor de la creación del Día de la Democracia Costarricense en 1889, durante esas elecciones había un irrespeto al voto. Nos garantiza nuestra ley que protestemos, en el caso particular de nosotros somos un grupo organizado en el sentido de personas que trabajan en pos de los símbolos patrios, constantemente subíamos banderas en los parques, hacíamos actividades comunitarias, donábamos víveres y eso significó que cuando participamos en marchas de temas específicos se nos persiguiera por lo que se llama la policía política en Costa Rica. ¿Policía política? -En Costa Rica hay una policía política y justamente el fallo que vemos de esta semana es decirle no a la policía política, ellos son los que se encargan de inculpar gente, de ver información privada de las personas y sobre todo en el ambiente en que hoy estamos, en donde ustedes (DIARIO EXTRA) han sido valientes en denunciar el espionaje hacia los ciudadanos. Esa policía política es la que está haciendo ese espionaje y ahora en este caso se prueba que esa policía política es la que lleva a quienes estamos y pensamos en contra de la corrupción a la cárcel, y eso fue lo que ocurrió. Este fue un proceso de dos años. ¿Cómo les fue? –Dios sacó manos por nosotros, encontramos respeto de las personas privadas de libertad, contrario al preconcepto que todos podían tener o el prejuicio, hay unas historias de sufrimiento enormes, pero también hay que decir la realidad, es un sistema violento donde la dignidad humana prácticamente se pierde. Las personas privadas de libertad duermen a la par de los orinales en Reforma, o sea las personas no tienen acceso a cama, con un hacinamiento del 95%, pero las reglas internacionales de hacinamiento y tratamiento de reclusos debe ser de máximo de 30%, igualmente la comida no abundó, fue mínima, pero esta es una situación de país que la está pasando mal. Como abogado y conocedor del proceso, ¿qué situaciones irregulares se produjeron? -Hay un estado de inocencia que debe respetarse en todo debido proceso, cualquier abogado desde las primeras clases de universidad sabe eso y siempre se debe respetar, lo que pasa es que en el caso de nosotros lo que hubo fue un principio de culpabilidad, desde que llegamos las autoridades nos dieron un tratamiento totalmente agresivo. Esta policía política mandó a llamar a las autoridades judiciales y, popularmente hablando, les calentó el oído, cuando ellos llegaron por nosotros llegan totalmente agresivos. Prácticamente nos secuestraron de nuestras casas, hacen un barrido de mi casa, estaban con saña contra nosotros, mi esposa y mis hijos menores vieron cómo me encañonaban. ¿Le sorprende que el Ministerio Público apele? -No me sorprende porque algunos tenían la casi certeza de que esto lo iban a manejar con componendas políticas y ordenando a otros que hagan el trabajo sucio. Me parece que en el caso de la Fiscalía después del juicio de Berenice, Johnny Araya y Celso, y lo que dijo el señor exfiscal del trabajo de la Fiscalía y la falta de objetividad, hay que analizar realmente el tema de la Fiscalía en nuestro país y el instituto de la prisión preventiva. Lamentablemente en nuestro país se manda a la cárcel a las personas pobres porque los ricos son tratados totalmente diferente, pero a los pobres los mandamos a prisión y luego investigamos. ¿Colocaron ustedes los dispositivos como se les acusaba? En primer lugar, Miguel Gutiérrez fue muy claro en decir su inocencia desde el principio, Miguel Gutiérrez no colocó ninguna de esas cosas. Ahora bien, lo más importante que quiero decir a todo el país, y para tranquilidad de todos, yo pregunto: ¿aparece dentro de toda esta gama de debate en el país algún rasgo o indicio claro en contra de Miguel Gutiérrez? Por el contrario, dice la palabra de Dios que “por sus obras los conoceréis”. Soy un líder comunitario, un profesor universitario, una persona que ha luchado en derechos humanos, una persona que ha trabajo en diversos ámbitos. Usted mencionaba que sus hijos pequeños y su esposa vieron cuando lo encañonaron. ¿Cómo fue este proceso para ellos? -Solo Dios nos unió como familia, las familias de verdad se ven en las buenas y en las malas, una mujer admirable mi esposa por haber resistido todo lo que resistió, luchado todo lo que luchó, es una historia de mujeres valientes. Tuvo que jefear la casa y con un juicio comunitario y aterrorizados, durante mucho tiempo los siguieron carros de esta policía política, les amenazaron, les dejaron mensajitos en la casa, le llamaron por teléfono a mi hija de 7 años, un acto totalmente vil, yo me sentía con toda la impotencia en la cárcel. Mi hija es la niña de papá y me dijo una frase: “Ya no me acordaba cómo eras tú”. ¿Cobrarán daños y perjuicios? -Viene un proceso de cobro de daños y perjuicios, será institucionalmente hablando donde vamos a ver todo este tema de las indemnizaciones, yo hice un comentario y lo repito porque me parece importante, es injusto que este actuar de funcionarios va a tener que ser pagado por los costarricenses, eso no se vale, porque las tortas las pagan otros. ¿Tiene algún mensaje final? -Sí, como DIARIO EXTRA tiene mucha área de influencia quiero dejar públicamente dicho que La Extra fue para nosotros en este proceso un baluarte, y digo a la familia Gómez mis respetos por todo lo que hicieron, pero quiero informar cómo fue mi defensa material. Ustedes entenderán que en la cárcel todo son notas hechas a mano, no hay computadora, pero todos los días llegaba un periódico Extra, para nosotros era importante tener este periódico todos los días porque la fuente de información justamente para nosotros era necesaria porque a través de esto vimos los enlaces de UPAD, de todo lo que estaba pasando en Casa Presidencial, de las barbaridades que pasaron con los bonos Proteger, con la información de las bases de datos. Las bases de datos y la información confidencial de los costarricenses ha sido el tema boom de estos dos años y lo que nos tuvo a nosotros presos en su momento.

PERIODISTA: Sharon Cascante Lizano

CRÉDITOS: Foto: Jesús Ramírez

EMAIL: [email protected]

Viernes 09 Abril, 2021

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA