Política

Gobierno chileno recomienda a Duque, matar sin contemplaciones…

La nueva apariencia de Will Smith que sorprendió a todos

Recordemos que el  falso “estallido social”  de Chile se originó por el alza del pasaje del metro de Santiago en 30 pesos chilenos en octubre del 2019. Esto hizo que jóvenes de secundaria y universitarios decidieran evadir el pasaje en masa como forma de protesta, siendo que a ellos no les afectaba de ninguna manera el alza. Las imágenes recorrieron el mundo y no de manera positiva

ASÍ PIENSAN LOS PINOCHETISTAS DEL GOBIERNO DE PIÑERA:

Una advertencia desde Chile Lo sucedido en Chile se lo ha catalogado de Golpe de Estado posmoderno y revolución socialista. Las protestas originaron un patrón de conducta que se ha repetido en varios países de la región. Colombia debe reaccionar y darse cuenta que sus protestas, terminarán en algo peor: en un posible gobierno de izquierda.

Ya se informan en Colombia muertos producto de las protestas. Ya todo indica que el patrón victimizador es lo que hará que Duque tambalee igual que pasó con su par chileno, salvo que reaccione a tiempo. Solo así impedirá el colapso que hoy padece Chile. Los próximos días serán decisivos.

Lo que comenzó como una protesta en contra de la reforma tributaria propuesta por el presidente, se está convirtiendo en algo peor: en un dejavú de la revolución de Chile. Colombia lleva más de cuatro días de protestas y debido al nivel de violencia y saqueos que se reportan en ciudades como Cali y Bogotá, el presidente Duque decidió que los militares salieran a la calle para resguardar el orden.

La similitud de estas protestas con las que ocurrieron en Chile durante octubre y noviembre de 2019, en contraste con el paro que ocurrió en noviembre de 2019, es tal, que Colombia puede tener el resultado final de Chile: tener una nueva constitución producto de la violencia desatada y la presión política en contra de un gobierno que no pudo manejar la situación.

Este estilo de protestas que se vieron en Chile se exportó a toda la región. Primero se vieron en Perú, donde se derribó a Merino, que estuvo en el cargo por 5 días y ahora le toca el turno a Colombia. Y todo indica que esto puede terminar de la misma manera de Chile: con asamblea constituyente, parlamentarismo de facto y con la posible llegada del socialismo al poder.

Como se originaron las protestas de Colombia y Chile Lo que gatilló las protestas que se viven en Colombia fue debido al aumento de impuestos a la clase media. La economía colombiana tuvo un desplome del 6,8 % producto del gasto que ha debido afrontar el país para mantener la asistencia social que se introdujo durante la pandemia de Covid-19.

El gobierno colombiano quiere recaudar 3 billones de pesos colombianos, aumentando el impuesto a la renta de las personas y aumentar el IVA a productos de consumo básico. Esto molestó a los estudiantes, sindicatos y a la izquierda colombiana, que llamó a manifestarse en contra de esta ley.

Recordemos que el  falso “estallido social”  de Chile se originó por el alza del pasaje del metro de Santiago en 30 pesos chilenos en octubre del 2019. Esto hizo que jóvenes de secundaria y universitarios decidieran evadir el pasaje en masa como forma de protesta, siendo que a ellos no les afectaba de ninguna manera el alza. Las imágenes recorrieron el mundo y no de manera positiva.

Las consecuencias de las protestas de Chile Las protestas de Chile dejaron secuelas enormes en la economía y aportó fuerte en la inestabilidad política que vive el país. Solo en infraestructura, se reportó que los daños ascienden a 4.500 millones de dólares, 300 millones de dólares corresponden a los daños de las 80 estaciones de metro destruidas. Se reportó también que 376 790 chilenos quedaron desempleados producto de los destrozos y saqueos que se vivieron en esos meses.

La Secretaría Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) de Chile reportó que 233 Monumentos Nacionales presentaron algún tipo de daño: 66 Monumentos Históricos, 11 Zonas Típicas y 156 Monumentos Públicos. La mayoría de las estatuas dañadas eran de conquistadores españoles o héroes militares, lo que indica ideas postcolonialistas y postmodernistas por parte de los manifestantes. También se quemaron iglesias católicas y protestantes, producto del nihilismo de los jóvenes faltos de religión, que terminan convirtiéndose en socialistas.

La consecuencia más grave es la más conocida: se forzó a un gobierno de centro-derecha a llamar a un plebiscito para cambiar la constitución de 1980. Al hacerlo, dejó de gobernar en el acto y el poder se trasladó al Congreso Nacional, donde diputados y senadores hacen leyes en nombre del “pueblo”, sin pensar en las consecuencias a posterior, como los retiros del 10 % de los fondos previsionales, que dejaran sin pensión a los chilenos.

La similitud de las protestas de Chile con las de Colombia Llama la atención que Colombia repita el mismo proceder de las protestas que sucedieron en Chile. En Cali se han registrado incendios de autobuses y saqueos, así como destrucción de bancos, oficinas y locales comerciales, similar a lo sucedido en Santiago durante el 2019. Mención aparte es lo ocurrido el día 28 de abril cuando se derribó la estatua del conquistador Sebastián de Belalcázar por grupos indígenas (similar a lo ocurrido en Chile).

Compartir en Whatsapp