Deportes

SIN TABÚ: La comunidad Lgbt lo respondió… ¿Un gay nace o se hace?

Operation Underground Railroad Movie
Dan detención domiciliaria a Félix Patzi por conducir en estado de ebriedad

“Veo fuera de lugar el ‘otro género'”, destacó Roymar Celis de 30 años, al mismo tiempo que aseguró que a una persona le puede atraer su mismo sexo, “pero jamás podrá ser del sexo opuesto, por muchas operaciones o cambios que le realices a tu físico”. En la misma tónica Stephanie Armas sentenció que existen biológicamente dos tipos de géneros: hombre y mujer

 

Las redes sociales han sido un complemento y han servido de impulso para dar a conocer diversos movimientos en el mundo. Corrientes políticas, de pensamiento, artísticas, religiosas, de emprendimientos… y la comunidad Lgbt no es la excepción.

Por LaPatilla.com

El tema de la homosexualidad ha representado un tabú para la sociedad desde tiempos inmemorables y luego de muchos años “atrapada en el clóset”, esta comunidad decidió exteriorizar sus gustos y sentimientos, pese a las críticas por parte de muchas personas.

LaPatilla entrevistó a tres mujeres y dos hombres, quienes detallaron cómo cambió su vida luego de hablar abiertamente sobre su preferencia sexual y además desmintieron algunos mitos en torno a este tema tan complejo.

“Un gay nace, no se hace” “Un gay nace, hay muchas personas que por no aceptarse fingen toda su vida teniendo parejas del sexo opuesto. Después de muchos años ‘salen del clóset’ y la sociedad cree que ‘se hicieron gays’, pero no es así”, explicó Alexandra Andara (33a), quien además señaló que el miedo que sienten las personas al referirse a su homosexualidad es lo que produce el ocultamiento de sus preferencias, pero “definitivamente no es algo que de repente llega de la nada”.

Andara cuenta que durante su infancia y parte de su juventud, su identidad sexual estuvo “complicada”, pues no entendía ” eso ” que estaba sintiendo. “De pequeña yo no me sentía atraída por nadie; ni hombres, ni mujeres, yo acepté o conocí mi gusto por las mujeres ya con 18 años”.

 

Foto: BBC Mundo  

En el mismo sentido, Juan Blanco de 31 años, explicó que “se viene con eso desde que naces”. Comentó que a sus 17 años decidió exteriorizar su preferencia sexual dentro de su círculo familiar para vivir “sin esconderse”.

“Esto nació en mí y lo asumí”, relató por su parte Emmanuel Fagúndez de 29 años. “No tuve pareja o algún noviazgo con alguna mujer porque pensé en el daño sentimental que podría hacerle. No me gusta jugar con los sentimientos de otras personas. Siempre he sido claro con respecto a mi orientación sexual”, señaló al ser consultado si había tenido algún tipo de acercamiento sentimental o sexual con alguna persona del sexo opuesto.

Familias homoparentales En algunos casos, la formación de familias, incluso en los casos de parejas tradicionales, suele convertirse en un tema de desagrado y de rechazo para algunas de las partes.

Evidentemente hay otros casos de familias en las que los hijos son los pilares fundamentales y a través del amor, la comprensión y el entendimiento logran una excelente conexión que repercute en una maravillosa relación familiar.

Pero entrando en el tema de las familias homoparentales, existe un caso bastante particular: el de Ricky Martin y su esposo Jwan Yosef. Ambos tienen hijos que, según ellos, son un complemento para la pareja y, aunque el famoso intérprete de “La vida loca” y “La copa de la vida” detalló que le gustaría que en el futuro sus hijos fueran gays, se ha comprobado que la crianza por padres del mismo sexo no define la sexualidad del niño.

 

Ricky Martin compartió nuevas fotos de Valentino, Matteo, Lucía y Renn, sus cuatro hijos | Jwan Yosef | Instagram  

En este sentido, Stephanie Armas explicó que “si las madres o los padres (homosexuales) de un niño hablan de la sexualidad tal cual como es, el niño crecerá con la misma curiosidad que un niño de crianza heteroparental”.

A su juicio no existe manera de influir en su preferencia sexual. Sin embargo Armas coincide en que “la semilla” nace con la persona, pero también afirma que puede “hacerse” en el camino. “Entre los 17 y 28 años me consideraba bisexual”, relató Stephanie, “luego a mis 30 años me enfoqué en lo que realmente me gustaba y decidí tener parejas emocionalmente estables, según con mi deseo en la vida: tener una familia”

Con respecto a este tema, Juan detalló que un niño “sea cual sea el hogar donde sea criado va a buscar amor y atención”. Y ciertamente, los valores, buena educación y demostración de afecto será entregado tanto por parejas heterosexuales como homosexuales. “La crianza se basa en valores y respeto hacia la sociedad. A los padres, indiferentemente de su inclinación sexual, eso es lo que les debe importar”, puntualizó Juan.

Mujeres y hombres… ¿Hay otros géneros? Frente a la polémica que enfrenta la sociedad sobre un “lenguaje inclusivo”, la comunidad Lgbt consultada también expresó sus opiniones con respecto a este tema.

“Veo fuera de lugar el ‘otro género'”, destacó Roymar Celis de 30 años, al mismo tiempo que aseguró que a una persona le puede atraer su mismo sexo, “pero jamás podrá ser del sexo opuesto, por muchas operaciones o cambios que le realices a tu físico”. En la misma tónica Stephanie Armas sentenció que existen biológicamente dos tipos de géneros: hombre y mujer .

En caso contrario, Emmanuel Fagúndez señaló que aplaude a los transgénero que, aunque es un “género” repudiado por muchas personas en el mundo, él considera que son personas que biológicamente “no se sienten cómodas con la identidad física que poseen y por eso deciden cambiar”.

 

Femenino y masculino, los dos géneros biológicamente creados  

La “salida del clóset” Frente a la incomodidad de “esconder” su verdadera personalidad, los entrevistados por LaPatilla  afirmaron que fue un “respiro” poder hablar abiertamente sobre su orientación sexual, principalmente por el reto que suponía frente a sus familiares.

“A mis 30 años conseguí el impulso que necesitaba: mi actual novia de cierta forma me presionó a dar ese paso y se lo agradezco cada vez que puedo”, confesó Alexandra .

Para los padres la aceptación de un hijo homosexual suele ser bastante difícil. Su hijo se está “desviando” del camino estándar que la sociedad está acostumbrada a ver. Pero no en todos los casos ocurre una experiencia traumática.

“En un principio mis padres y hermanos no lo aceptaban, hubo fuertes discusiones; pero con los años lo fueron aceptando, hoy en día me apoyan sin ningún problema”, resaltó Roymar , quien actualmente vive en Chile con su pareja y su relación es conocida por su círculo social y familiar.

 

EFE  

 

La “salida del clóset” de Stephanie , por el contrario no significó mayor frustración. “Yo no permití que nadie me juzgara o dijera nada de mi vida y menos de mi sexualidad. Mi familia sabe que confrontarme con ese tema es una ‘guerra perdida’, así que no lo hacen, pero yo sé que a muchos de mis familiares no les gusta, pero a lo largo del tiempo han aprendido aceptarme y yo he aprendido acercarme a ellos”, indicó.

El tabú en la sociedad Si bien es cierto que Dios creó al hombre y a la mujer pensando en la procreación y la población de la tierra, no es menos cierto que el amor es la emoción, por defecto, que mueve todos los aspectos de quienes cohabitamos en el mundo.

Frente a esta realidad, muchos conservadores deciden rechazar a las personas homosexuales porque “van en contra de los designios de Dios“, sin embargo Dios dijo “ámense unos a los otros como a sí mismos”, entonces se pudiera considerar que quienes repudian las preferencias sexuales distintas a las tradicionales… ¿están incurriendo en un pecado?

“El problema radica en la crianza. Si una familia cría a sus hijos con juicios y prejuicios en cuanto a lo que sea, va a haber problemas de aceptación sea cual sea el tema”, enfatizó Stephanie .

Armas sugirió que la solución debe ser “una crianza sana con una mentalidad de exploración e investigación (…) la gente lo cataloga como un tabú por falta de investigación y conocimiento”.

Bajo el mismo argumento, Juan explicó que la sociedad debe criar a los niños con principios y valores “bien marcados” para no condenar a la ciudadanía a ser prejuiciosa. “Su preferencia sexual, como te dije, es totalmente una decisión individual”, agregó.

Desafíos dentro del mundo Lgbt Para todos los entrevistados hablar abiertamente de su orientación sexual significó un gran reto.

“Al principio costó que me aceptaran. Fue un proceso que duró meses. Pero esto no quiere decir que no pueda hacer lo mismo que un hombre heterosexual. Puedo decir que muchas veces puedo estar por encima de muchos de ellos”, resaltó con orgullo Emmanuel y además recalcó que cuando era adolescente fue parte de la Selección del estado Vargas en atletismo y logró establecer un récord en el año 2008 que todavía no ha sido superado: la mejor marca técnica (10’88) en los 100 metros planos.

 

Recorte de prensa La Verdad de Vargas / 30 de noviembre de 2008  

“Los desafíos son constantes desde que me declaré porque la sociedad no ha evolucionado completamente para yo poder sentirme cómoda y segura de que nadie me señale solo por tomarle la mano a mi pareja”, dice con pesar Alexandra quien reprocha además que en pleno siglo XXI “aún la sociedad se preocupe más por con quien yo hago mi vida, en vez de preocuparse por otros asuntos que si son de importancia y dominio público como el maltrato animal o el calentamiento global. Cuando la gente se ocupe de lo realmente importante, allí habremos evolucionado”, sentenció Alexandra .

En el mismo sentido Celis destacó en su pasado tuvo varias parejas del sexo opuesto, pero el principal reto está en “saber que eres gay, reconocerse uno mismo” para poder enfrentar al mundo “sin máscaras”.

Los desafíos, inconformidades y frustraciones son una constante en varios de los casos consultados, pero puede que las redes sociales, los voceros de esta comunidad y la propia sociedad lleguen a un acuerdo para entablar respeto a quienes lo merecen: sean homosexuales, heterosexuales, musulmanes, católicos, defensores de animales, de piel blanca o negra…

Algo que sí se quedó claro después de conocer, desde adentro, la opinión de la comunidad  Lgbt, es que en la mayoría de los casos, sin importar la crianza ni el estrato social y mucho menos la orientación sexual parental, es que “un gay nace, no se hace”.

 

.