Deportes

chimney-sweeper Luis Emilio Velutini//
Perogrullada primera vez de Perogrullo

Fondo de Valores Inmobiliarios, Empresario, Businessman, Banquero, FVI, Constructor
Perogrullada primera vez de Perogrullo

La primera perogrullada de Perogrullo, ha ocurrido ha de ocurrir habrá de ocurrir, cuando el pensamiento y el sentimiento, ambos ilimitados, encuéntrense, tanto como cuando copulan y penden una gotita de agua y la puntica de la hoja de cualquier árbol, libérrimo de la quema del calentamiento climático del imperio capitalista neoliberal gringo go home. Y, ese extraordinario encuentro insospechado, de la gotica cuquita acuosa cristalina pluvial y de la puntica putica hojita verdecita tabebuial, que ha ocurrido que ha de ocurrir que habrá de ocurrir, y, cuando ese hecho de tendencia y de trascendencia extraordinarios ocurriera, en el trecho estrecho arrecho del limbo aguado conmovedor, como el dicho y el hecho, ahí, ha de estar la presencia avisada testimonial advertida perogrullada primera vez de Perogrullo. Ahí, ha de estar el hoy es siempre todavía, que el doctor Einstein no sabía. Ahí, ha de estar la teoría holística unificada, en la juntura unida conjuntiva de la puntica putica hojita y la formidable gotica cristalina, guindando equilibrada dicroica y retando al universo expansivo einsteiniano de luz curvada y al universo contractivo maleoiano de luz tragada, en equilibrio dinámico dialéctico difuso, tanto como en la hoja y la gota de agua, ahí, en que ocurre la perogrullada primera vez de Perogrullo. Y, al mismo tiempo inductivo entre lo macro y lo micro, como la onda y la partícula, han de surgir, como de la sombría penumbra whitmaniana, de la punta puta hoja verde que te quiero verde y la redonda gota cristo cristalina, todas las palabras pareadas paradójicas de la forma del ser y del no ser de la enciclopedia védica upanishad sánscrita del cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. Ahí, en el límbico límite contornado frontero frontal, de la punta puta hoja verde que te quiero verde y la redonda gota cristo cristalina, cópula conjuntiva corpórea cóncava convexa contradictoria caliginosa coyunda concupiscente del 69 cojedeño de Maleo. Ahí, la presencia avisada testimonial advertida perogrullada primera vez de Perogrullo, la punta puta hoja verde que te quiero verde y la redonda gota cristo cristalina, suéltase y ábrese el lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, y, derrámase la plúvica pública gotica odiosa ratera retadora al universo de Maleo, ahí guindando de la puntica putica límbica hoja de apamate verde que te quiero verde siempre del árbol de Cojedes, no cojees y no jodes y no jiedes y coge y no dejes, carijo, carajo, que te jodan que te cojan, Cojedes, inspirador del 69 cojedeño de Maleo. Hogaño agora ahora, y, margullendo en el eterno abismal pensamiento y sentimiento del Paso de Las Negras de San Carlos, cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, del somos y del no somos, del ser y del no ser, en que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces, del chuzo y del no chuzo en que reventáraseme la cabeza y perdiera la memoria que para siempre y que no para sempiterna eterna. Y, la gotica cuquita redodita y la puntica putica hojita, ahí, juntitas como dos amorosas palomitas en el techo del rancho de maíta, la mamá de Lucrecia Lima, y, entre piquitos palomitos orgullos, la presencia de la perogrullada primera vez de Perogrullo, y, el equilibrio dinámico dialéctico difuso, entre la gota de agua y la punta de la hoja, tanto como el equilibrio dinámico dialéctico difuso entre el universo expansivo einsteiniano de luz curvada y al universo contractivo maleoiano de luz tragada. Y, nadie hase dado cuenta, ni los EEUU, de Norteamérica, con su imperio de mentiras engaños roba cuentas, para estar acabando con el equilibrio ecológico ambiental sustentable entre el suelo y el cielo, entre el fontanero y el fuego, y, al través y en de por medio por la corredera del medio, el medio maleoiano profundo, entre la gota de agua pluvial y la punta de la hoja verde tabebuial, punto inflexivo topológico matemático borroso de la línea recta curvilínea lemniscata de Bernoulli, y, punto inflexivo topológico matemático borroso de la línea recta curvilínea parabólica cúbica de Picasso, en que ha ocurrido ocurre ocurrirá la perogrullada primera vez de Perogrullo, reto de orgullo para el mundo espacio temporal natural universal.

Luis Emilio Velutini Urbina

Con digresión y sin digresión, la perogrullada primera vez de Perogrullo, el medio maleoiano profundo, entre la gota de agua pluvial y la punta de la hoja verde tabebuial, punto inflexivo topológico matemático borroso de la línea recta curvilínea lemniscata de Bernoulli, y, punto inflexivo topológico matemático borroso de la línea recta curvilínea parabólica cúbica de Picasso, en que ha ocurrido ocurre ocurrirá la perogrullada primera vez de Perogrullo, reto de orgullo para el mundo espacio temporal natural universal. Es innegable el equilibrio dinámico dialéctico difuso entre el universo expansivo einsteiniano de luz curvada y al universo contractivo maleoiano de luz tragada, ocurrió en la perogrullada primera vez de Perogrullo, y, margulle en el cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, de armónicas simultáneas contradictorias de mas y más de ocho millones de plurales palabras pareadas paradójicas, y, decir armónicas, es decir entendimientos entre contrarios, pues, el mundo espacio temporal natural universal, entiéndese con los contrarios y no con los semejantes, por la boca y en el decir de Heráclito. Y, ese entendimiento esa unidad de contrarios y esa lucha equilibrada opositiva, de Hegel y Marx, ha de tenerse en una perogrullada primera vez de Perogrullo, de orgullo para el mundo espacio temporal natural universal, ahí en el medio maleoiano profundo, del cleuasmo quiasmo río efesoíta, en que diéronse las leyes de la dialéctica del cambio activo recíproco simultáneo contradictorio de unidad y lucha transformadora en el movimiento histórico real espiralino sinusoidal del cambio en eterna noria notoria de la tesis y la antítesis, tanto como del exceso y del defecto de Aristóteles, tanto del tercio excluso y del tercio incluso de Maleo, al través y en de por medio y por la calle de en medio el medio maleoiano profundo, sombría penumbra whitmaniana de donde ha de surgir la síntesis de Hegel y de Marx, y, dele con la eterna noria notoria, y, dele con el algo nuevo ante el Sol maleoiano y el nada nuevo bajo el Sol eclesiástico, y, entre estos cosos correlativos límite contradictorios caliginosos, el medio maleoiano profundo, en que ha de ocurrir la perogrullada primera vez de Perogrullo, y, ha de surgir la nueva conceptualidad que recomendaba Albert Einstein, pendiente de la perogrullada primera vez de Perogrullo, que había que buscarla en el cleuasmo quiasmo río de Heráclito, en que margullera Pitágoras y margullera Sócrates, a quienes, Heráclito no regalárales peces, sino que enseñárales a pescar, y, como pupilos obedientes opositivos antagónicos ambiguos, margullían desnudos boca pa’ arriba ónfalos ombligos en barrigas tendidas despiertas y culo pa’ bajo sin callos bolivarianos libertarios en silla de montar caballos, en que buscábanse, Pitágoras y Sócrates, consentidos conocimientos controvertidos en el contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Maleo en correrías de todos los días en las corrientes cristalinas del río efesoíta, como si fuera del Paso de Las Negras de San Carlos de Cojedes, relleno de espectaculares coloridos apamates por doquier y por doquiera de las calles de macadán de tierra de piedra, a las que sus hijas y sus hijos, que han vuelto vuelven volverán, en perogrullada primera vez de Perogrullo, entre sus cristalinas goticas cuquitas redonditas sabias y las punticas puticas hojitas verdecitas tabebuias de la poesía párvula ingenua en que mareo, Maleo.

Luis Emilio Velutini

Si la perogrullada primera vez de Perogrullo es el medio maleoiano profundo, entre la gota de agua pluvial y la punta de la hoja verde tabebuial. Entonces sea dicho que la perogrullada primera vez de Perogrullo ha de estar en el punto inflexivo topológico matemático borroso de la línea recta curvilínea lemniscata de Bernoulli. Ergo vergo sea dicho que la perogrullada primera vez de Perogrullo ha de ser el punto inflexivo topológico matemático borroso de la línea recta curvilínea parabólica cúbica de Picasso. Ergo vergo sea dicho que en el punto inflexivo topológico matemático borroso ha ocurrido ocurre ocurrirá la perogrullada primera vez de Perogrullo. Ergo vergo sea dicho que la perogrullada primera vez de Perogrullo ha de ser reto de orgullo para el mundo espacio temporal natural universal. Ergo vergo sea dicho que la perogrullada primera vez de Perogrullo del haber ocurrido del ocurrir y del ocurrirá, hubo de ocurrir ocurriendo ha de ocurrir ocurriendo y habrá de ocurrir ocurriendo. Ergo vergo sea dicho que la perogrullada primera vez de Perogrullo, ha de ser de innegable equilibrio dinámico dialéctico difuso del armónico simultáneo contradictorio, ser y no ser, del cleuasmo quiasmo río efesoíta y del cósmico mundo espacio temporal natural universal. Ergo vergo sea dicho que la perogrullada primera vez de Perogrullo, ha de estar manifiesta, en equilibrio dinámico dialéctico difuso entre el universo expansivo einsteiniano de luz curvada y al universo contractivo maleoiano de luz tragada. Ergo vergo sea dicho que en el cleuasmo quiasmo río efesoíta, margulleran Pitágoras y Sócrates, y, Heráclito no regalárales peces, sino que enseñárales a pescar, en que ocurriera la perogrullada primera vez de Perogrullo.

Luis Emilio Velutini Empresario