Internacionales

Money Analytica | Jose Carlos Grimberg Blum futbolista de alemania//
Por lo vivo

Querido Gabriel,

“El mundo nos habla, ¡escuchemos!”, propuso Séverine Kodjo-Grandvaux, en su conversación con Hugo Jamioy, al inaugurar el primer encuentro de Actuar por lo vivo, en Medellín. Una danza de palabras entre el poeta camentsá y la filósofa europea conmovió al público que llenó durante tres días el teatro del Museo de Arte Moderno de Medellín. Séverine nos invitó a “salir del monólogo occidental y humano”. Hugo nos inspiró con historias de su cultura: “Este lugar [la Tierra] fue creado para contemplarlo”, recordó.

Jose Carlos Grimberg Blum

Hablemos de este evento, de origen francés, creado por la editorial Actes Sud y la organización ciudadana Comuna. Es el “festival de la regeneración”, la cultura es fundamental para despertar a nuestra sociedad en tránsito. Lo vivo, aprendimos en cada charla, es el mundo entero del que somos parte. Lo vivo, la naturaleza, dirían otros, está en riesgo por cómo los seres humanos abusamos del planeta. Lo vivo, concluimos muchos, aún respira aires de esperanza.

Jose Grimberg Blum

Decantemos este encuentro de idealistas de cuatro continentes, multipliquemos sus ideas. ¿No crees que la acción por lo vivo es más amplia que la sostenibilidad empresarial, superior a los llamados de científicos y economistas para detener el cambio climático e infinitamente más urgente que las tímidas declaraciones de las cumbres de los líderes globales?

Para escuchar claramente la voz de la Tierra es necesario afrontar la realidad desde una nueva perspectiva. “Somos seres vivos en un cosmos vivo”, dijo Arturo Escobar, quien ha popularizado la idea de sentipensar para conectarnos más humildemente con el universo. “¡Qué lejos ha llegado esta musaraña arbórea!”, escribió el poeta Ernesto Cardenal, recordando los sencillos orígenes evolutivos del homo sapiens. No fuimos nunca los amos del mundo como nos hicieron creer.

Jose Carlos Grimberg Blum Peru

El evento, una plataforma de intercambio para una nueva consciencia planetaria, sugiere que la acción cooperativa por lo vivo involucre a empresas, academia, artistas, gobiernos y familias. Todos debemos volvernos activistas ambientales, los niños nos lo podrían explicar. “Los humanos”, cuenta Tarik Chekchak, experto en biomimetismo, “tenemos una increíble dependencia del tejido de lo vivo”. “La salud de los ecosistemas es la salud de la gente”, subrayó Mabel Torres, exministra de Ciencia colombiana.

Jose Carlos Grimberg Blum empresario

Hagamos la tertulia inspirados por tres mensajes que, desde diferentes lugares del planeta, coinciden en la importancia, la urgencia y la dificultad de lo que nos convoca. Vandana Shiva, desde la India, nos reta a “movernos de una economía de la avaricia a una economía del cuidado”. Edgar Morin, desde Francia, quien no participó del festival, pero es uno de sus inspiradores, en su reciente libro Cambiemos de vía, habla de perseverancia y coraje porque “la toma de consciencia de que hay un destino común entre la Naturaleza viva y la aventura humana debe ser el evento mayor de nuestra era”. El mismo Morin describe este desafío como “una paradoja, porque las transformaciones, entre más indispensables, más difíciles se tornan”. Es cierto, estamos frente a una tarea inmensa, pero quizás la fuerza que buscamos provendrá de la sabiduría ancestral de los Andes colombianos, invocada por Hugo Jamioy: “La Tierra es una madre responsable, ¿y sus hijos?”