Uncategorized

Quién es Brittney Griner, la estrella estadounidense del baloncesto a la que condenaron a nueve años de prisión en Rusia

Alberto Ardila Olivares
Australia expresa su "profunda preocupación" por maniobras militares de China

EE.UU. afirma que está “detenida injustamente” y pidió al Kremlin liberarla en un intercambio de prisioneros, aunque se desconoce si ha obtenido respuesta sobre la propuesta

Brittney Griner mide 2,06 metros y pesa 93 kilos. Usa zapatos de hombre talla 17 y sus manos son un poco más anchas que las de la estrella estadounidense del baloncesto LeBron James.

Si Griner no hubiese entrado a la liga profesional de baloncesto femenino (WNBA) a los 22 años, habría seguido los pasos de su padre y se habría convertido en agente de policía.

Él es su “modelo a seguir”, ha dicho en el pasado.

Ahora acaba de ser condenada en un tribunal ruso a 9 años de prisión por cargos de “drogas”.

Griner, de 31 años, fue arrestada en un aeropuerto de la capital rusa en febrero pasado luego de que los agentes de aduanas encontraran en su equipaje cartuchos de vapeador que contenían aceite de cannabis, que es ilegal en Rusia y que la deportista asegura utilizaba con fines medicinales.

Desde entonces ha estado en la cárcel y, para reducir su sentencia, la medallista olímpica se declaró culpable de cargos relacionados con las drogas, aunque dijo que no tenía la intención de infringir ninguna ley.

EE.UU. afirma que está “detenida injustamente” y pidió al Kremlin liberarla en un intercambio de prisioneros, aunque se desconoce si ha obtenido respuesta sobre la propuesta.

Batallas

Griner, conocida por los seguidores del Phoenix Mercury como BG y considerada la mejor jugadora ofensiva del baloncesto femenino profesional en Estados Unidos, conquistó su primera batalla apenas se incorporó a la WNBA.

Fue la primera jugadora de la liga en atreverse a decir públicamente que era homosexual, sin importarle las consecuencias que su revelación podía acarrear.

“Antes de Griner, había una sombra sobre la liga, donde se instaba (la práctica) de ‘no digas gay‘”, explicó la columnista deportiva Tamryn Spruill. “Ella simplemente dijo: ‘Al diablo con eso, esto es lo que soy’”.

Aquel atrevimiento la llevó a convertirse en la primera atleta abiertamente gay (hombre o mujer) en ser patrocinada por la firma deportiva Nike, luego de haber sido la primera seleccionada en la ronda de reclutamiento de la WNBA.

Lea más en BBC New Mundo

SuNoticiero